RAMOS ABOGADO
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

Caídas dentro del hospital

Caídas dentro del hospital

Si bien los centros hospitalarios son un entorno aparentemente seguro, lo cierto es que a veces suceden caídas de pacientes que pueden conllevar distintas consecuencias. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las caídas se consideran se consideran la segunda causa mundial de muerte por lesiones accidentales. En concreto, el grupo de población de personas mayores de 65 años es quien más a menudo sufre caídas mortales.

Una caída en una persona mayor puede suponer, como decimos, consecuencias de distinta gravedad, tales como hematomas, fracturas de cadera o traumatismo craneoencefálicos. Los centros hospitalarios, por tanto, deben contar con los recursos suficientes para evitar y mitigar el impacto de tales caídas entre sus pacientes.

Otro grupo de población que presenta riesgo de caídas en los hospitales son los niños. Habitualmente, esto se debe a que la cama o cuna no está adaptada a la edad del paciente, o bien las barandillas no están correctamente fijadas. Las caídas también pueden ocurrir si se deja al niño solo o si no se realiza una adecuada movilización del mismo. El área Pediátrica del hospital deberá hacer todo lo posible para que los niños no sufran caídas innecesarias.

Una herramienta útil en la valoración del riesgo de caídas es la escala Morse: se trata de una escala que asigna un determinado puntaje en función de diferentes parámetros:

  • Los antecedentes de caídas previas del paciente.
  • El diagnóstico secundario (es decir, si hay más de un diagnóstico en su historia clínica).
  • La necesidad o no de ayuda para deambular.
  • Si el paciente tiene una vía endovenosa.
  • Si el paciente es capaz de caminar en ‘marcha’, es decir, con la cabeza erguida, los brazos balanceándose libremente a los costados y con pasos seguros.
  • Nivel de conciencia y estado mental del paciente.

Una vez obtenido el puntaje final, se clasifica el grado de caída según sea Alto, Medio o Bajo, de forma que se podrán tomar unas medidas u otras.

Cuando un paciente ha sufrido una de estas caídas en un centro hospitalario, tiene derecho a realizar una reclamación por la vía legal. De este modo, se puede obtener una indemnización si los Tribunales corroboran que, efectivamente, el centro médico no tomó todas las precauciones debida o no actuó correctamente. Para realizar este tipo de reclamaciones, es muy conveniente contar con un abogado que esté especializado en Derecho sanitario, como es el caso de este Despacho. Se trata de una materia que requiere conocimientos específicos y para la cual lo razonable es que el abogado que nos asista tenga experiencia previa reclamando indemnizaciones. Por ello, le recordamos que puede contactar con nosotros si usted o una persona cercana han sufrido este tipo de percance.

Es fundamental saber que los plazos para reclamar una negligencia médica no siempre son iguales en todos los casos. Por un lado, dependerá de si la negligencia se produjo en la Sanidad Pública o en la privada; por otro lado, también dependerá de si estamos hablando de un caso donde lo que se han producido son secuelas en el paciente, o de uno donde se produjo el fallecimiento del paciente. En cualquiera de los casos, el plazo no es muy largo y suele rondar el año de duración, por lo que aconsejamos acudir a un abogado tan pronto como nos sea posible. De esta forma, evitaremos perder el derecho a indemnización por haber expirado el plazo.

Para contactar con nosotros ponemos a su disposición diversos métodos, a fin de que escoja el que considere más apropiado para usted: puede llamarnos directamente por teléfono, enviarnos un email o dejar sus datos a través de nuestra web. Contamos con muchos años de experiencia en el sector, de forma que ofrecemos un servicio de alta calidad para todas aquellas personas que necesitan asistencia legal en el ámbito de las negligencias médicas.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE