RAMOS ABOGADO
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

Errores de diagnóstico prenatal

Error de diagnóstico prenatal

Uno puede pensar que hay tantas clases de negligencias médicas como actuaciones puede llevar a cabo el personal sanitario, viéndose afectada en algunas de las ocasiones la salud del paciente.

Es bien sabido que actualmente la sanidad española goza de un gran prestigio y calidad pero al igual que sucede en otros sectores, no por ello está exenta de poder sufrir algún tipo de negligencia médica.

Una negligencia médica también denominada mala praxis puede estar provocada por una mala actitud o actuación del profesional sanitario que le ha tratado haciendo caso omiso de las normas establecidas, o por el propio sistema de salud.

Si usted cree haber sufrido algún tipo de negligencia médica no dude en contactar con un abogado profesional en Derecho Sanitario, rama del Derecho encargada sobretodo de defender los Derechos de los pacientes incluyendo los casos donde se producen errores médicos.

En nuestro despacho Ramos Mesonero contamos con equipo de abogados con amplia formación en la materia y experiencia conseguida a lo lardo de los años de profesión, ayudando a conseguir con éxito la indemnización solicitada por aquellos pacientes que han sufrido daños a consecuencia de una mala actuación médica.

Tipos de negligencias médicas

La negligencia médica se produce cuando un profesional sanitario por acción u omisión actúa sin conocimiento de los estándares médicos exigibles. Entre las imprudencias médicas más comunes destacan:

  • Impericia: escaso conocimiento o habilidad médica en la interpretación de los síntomas de un paciente a la hora de realizar un diagnóstico o escasa formación a la hora de realizar una intervención terapéutica.

  • Imprudencia: excesiva confianza del médico en la insignificancia del cuadro clínico del paciente lo que lleva a no tomar las medidas preventivas oportunas.

  • Mala prescripción de medicamentos: el médico prescribe una medicación contraindicada para su situación clínica pudiendo dar lugar a graves consecuencias.

  • Omisión de información al paciente: el paciente no es informado de manera adecuada sobre su situación, procedimiento y riesgos a asumir.

  • Tardanza en efectuar un diagnóstico: si el profesional tarda mucho en diagnosticar una enfermedad puede perderse un tiempo de vital importancia para la realización del tratamiento adecuado afectando a la vida del paciente.

  • Error en la intervención quirúrgica: a menudo ya sea por circunstancias ajenas por profesional sanitario o por puro error humano suelen suceder errores que conllevan a importantes problemas de salud.

  • No disponer de los medios técnicos y/o humanos para el diagnóstico y tratamiento del paciente: si la persona se pone en parto o sufre un aborto tras llamar al centro sanitario no disponer de la unidad de traslado adecuada para su traslado.

En muchas de las ocasiones una negligencia médica crea un gran problema tanto al paciente como a los de su alrededor ya que dicho problema puede acarrear incapacidad o deficiencias tanto físicas como psíquicas.

Uno de los casos en los que puede darse negligencias médicas es durante el embarazo, pudiendo poner en peligro la vida tanto del feto como de la propia madre. El momento del embarazo es un período de máxima importancia por lo que es muy importante que el personal sanitario actúe de manera correcta durante toda la etapa.

El error de diagnóstico prenatal tiene lugar cuando de manera incorrecta se diagnostica una patología del feto mientras se halla en el vientre de la madre. Puede suceder que dicha patología pase inadvertida o bien porque se diagnostica algo completamente diferente a lo que realmente presenta.

Un caso muy habitual en este tipo de errores de diagnostico prenatal es que el feto presente la enfermedad del Síndrome de Down, pero los padres no reciban adecuadamente dicho diagnóstico de manera que el feto podría nacer con esta patología sin que los padres supiesen nada de lo que le ocurre al bebé.

También están las llamadas enfermedades genéticas, susceptibles de transmisión de padres a hijos como puede ser la hemofilia, daltonismo, acondroplasia o enanismo, fibrosis quística. En este tipo de enfermedades genéticas puede suceder que exista un progenitor ya sea la madre o el padre que sea portador de la enfermedad, aunque no manifieste la enfermedad.

Es obligación del personal médico el realizar todo tipo de pruebas necesarias para descartar la existencia de este tipo de patologías y en caso de la existencia comunicarlo a los progenitores para poder tomar las medidas oportunas incluso llegando al aborto.

Antes de realizar una intervención médica es necesario el consentimiento informado es decir que el paciente firme por escrito que está de acuerdo con dicha intervención, conociendo y asumiendo toda la clase de riesgos que conlleva dicha actuación.

Al igual ocurre a la hora de practicar una amniocentesis, administrar la epidural en el momento del parto, practicar una cesárea, etc. La paciente debe de conocer todas estas cuestiones y someterse libremente al tratamiento o intervención.

Como uno puede comprobar el pensar que todo embarazo es normal y que nada malo puede suceder durante la gestación es todo un error.

Gracias a las ecografías pueden detectarse las malformaciones o alteraciones con las que viene el feto, no así las enfermedades cromosómicas cuyo diagnóstico solo puede precisarse con exámenes invasivos y que incluso puede provocar riesgos en el feto.

En estos últimos 30 años, la ecografía ha sido la prueba más utilizada para ver el niño en gestación. Esta imagen de ultrasonido puede advertir de la posibilidad de enfermedades fetales desde el tercer mes de gestación y de muchas malformaciones a los cinco meses de gestación.

Con respecto a las enfermedades cromosómicas como es el Síndrome de Down, la certeza solo se obtiene con exámenes genéticos algo más invasivos y de riesgo para el feto. Existen dos tipos de exámenes los cuales aumentan el riesgo de aborto:

  • Amniocentesis: pinchar el útero a la madre con su niño en gestación para extraer y analizar el líquido amniótico o,

  • Extraer tejido de placenta para su análisis.

Si usted como paciente cree que puede encontrarse ante un caso de error de diagnóstico prenatal, ya se trate de un centro sanitario público o privado sepa que está en su derecho de reclamar la indemnización correspondiente siempre teniendo en cuenta hacerlo dentro de los plazos establecidos y cuyo importe hará referencia no solo a los daños físicos provocados sino también al daño moral ocasionado tanto al paciente como a su entorno.

Para ello basta con contactar con un abogado especializado en negligencias médicas que le informe y asesore sobre la mejor manera de actuar.

En nuestro despacho de abogados Ramos Mesonero de Madrid encontrará un excelente equipo multidisciplinar, altamente capacitado para abordar todo asunto relacionado con una mala praxis médica durante el periodo prenatal y parto.

El equipo de abogados en primer lugar determinará la existencia o no de una negligencia médica. En caso afirmativo analizará el caso en cuestión para lo que e paciente deberá de aportar toda las prueba realizadas (ecografías, análisis), informes médicos, historia clínica, etc., con el fin de demostrar el daño causado.

No se demore en la búsqueda de un abogado profesional y contacte con nuestro despacho de abogados en Barcelona a través de una llamada de teléfono o a través de la Web. Durante todo el proceso será atendido con toda la sensibilidad que requieren las circunstancias.

Consiga su indemnización por negligencia médica con la ayuda de personal profesional que encontrará en nuestro despacho de abogados Ramos Mesonero Barcelona.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE