RAMOS ABOGADO
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

La enfermedad de Marsa (Staphylococcus aureus)

El Staphylococcus aureus o Staph resistente a la meticilina (SARM en español, o MRSA en inglés), es un tipo de bacteria estafilocócica resistente a los efectos de muchos antibióticos comunes frecuentemente utilizados para el tratamiento de infecciones por Staph. Es decir que los antibióticos que solían matar a las bacterias, como la meticilina, ya no funcionan haciendo que las infecciones por SARM sean mucho más difíciles de tratar.

Una de cada tres personas tienen este germen (Staph) en la piel o en la nariz el cual no causa problema a la mayoría de las personas que lo tienen, aunque en ocasiones puede provocar infecciones graves en heridas, en la piel, neumonía o infecciones sanguíneas.

¿Quienes tienen más posibilidades contraer Marsa?

Las personas que mas probabilidades tienen de contraer una infección por MRSA en el hospital son aquellas que:

  • Han sido tratadas con antibióticos
  • Han estado en el hospital con atención de enfermería
  • Tienen algún otro tipo de afección que los está enfermando

Los gérmenes de MRSA son transmisibles de una persona a otra por medio del equipo contaminado, por las visitas, personal médico, enfermeras, etc.

Para prevenir este tipo de infección por MRSA los médicos, enfermeras y otro personal de atención médica deben de:

  • Lavarse las manos con agua y jabón o bien utilizar desinfectante para manos a base de alcohol antes de atender al paciente y después de ser atendido
  • Realizar una limpieza meticulosa las habitaciones del hospital y todo el equipo médico
  • Si es posible todo paciente con MRSA estará en una habitación individual o bien compartirán habitación con aquella persona que también tenga MRSA.
  • Todo personal de atención médica y visitas deberán de ponerse guates y bata mientras el paciente es atendido.
  • Finalizada la visita al paciente todo el personal que haya estado en contacto deberá de quitarse la bata y guantes y se lavará las manos.

¿Como evitar el contagio de Staphylococcus aureus

Para que el SARM no se propague por el hospital es importantísimo un eficiente control de la infección y para ello deberá de ponerse en práctica no solo las buenas costumbres de higiene, sino evitar todo contacto con las heridas o vendas de otras personas además de no compartir artículos personales como toallas, ropa, maquinillas de afeitar, etc.

El lavado de sábanas, toallas y ropa contaminada deberá de realizarse en agua muy caliente con cloro para posteriormente ser secadas en una secadora de calor.

En algunos centros de salud en el momento de ingreso, el paciente es examinado de manera sistemática para ver si tiene SARM. Estos exámenes sistemáticos consisten en el análisis de una muestra tomada en la nariz con un hisopo. En el momento que se detecta cepas de SARM el paciente es aislado para así evitar la propagación de la bacteria.

Si la infección llega a afectar al hueso o materiales implantados, debe ser tratada con antibióticos eficaces contra SARM. Si el tratamiento con antibióticos no es suficiente el paciente deberá de someterse a una intervención quirúrgica en donde se le extirpará el hueso infectado y/o material extraño.

Aquellas personas que gozan de salud y que no han estado atendidas en un hospital ni en una enfermería también pueden llegar a contraer infecciones por MRSA. Este tipo de infecciones se producen sobretodo en la piel.

Las infecciones leves de la piel por SARM como foliculitis son tratadas con una pomada a base de bacitracina, neomicina, mupirocina entre otros. Además si con la pomada no es suficiente se administra antibióticos, ya sea por vía oral o intravenosa, efectivos contra el SARM.

La infección de la piel por SARM es similar a un forúnculo, espinilla o picadura de una araña que puede ser de color rojo, hinchada, bastante dolorosa, caliente al tacto, llena de pus o líquido e incluso acompañada de fiebre.

Este tipo de infección ocurre más comúnmente en lugares donde la piel ha sido dañada por cortes o rasguños o en zonas de piel cubiertas por pelo como es la parte posterior del cuello, ingles, axila, glúteos.

El Staphylococcus aureus resistente a la meticilina (SARM) se contagia por contacto de piel a piel y/o por tocar objetos contaminados, por lo que las escuelas deportivas para prevenir las infecciones por el SARM deben de limpiar los vestuarios de manera exhaustiva y desinfectarlos regularmente.

Además los monitores e instructores deben de alentar a los deportistas a mantener una higiene adecuada y animar al deportista a informar al entrenador sobre cualquier infección cutánea sospechosa.

Si la situación se complica remitir al deportista a un médico antes de que esta infección pueda poner en riesgo la vida del paciente. El médico pedirá exámenes de laboratorio para determinar el tipo de infección bacteriana y así poner el tratamiento adecuado.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE